Recurrimos la constitución de listas de espera extraordinarias de la bolsa de empleo convocada por el Ayuntamiento de Zaragoza

  • El Colegio Profesional de Ingeniería Informática de Aragón (CPIIAR) critica que se excluya del proceso a los titulados en Ingeniería Informática o Máster en Informática.
  • La institución advierte de que, con las bases actualmente publicadas, los profesionales interinos con titulación de Ingeniería Informática que actualmente cubren estas plazas no podrán presentarse a la convocatoria.
  • Consideran que las personas con un nivel de competencias superiores a las solicitadas se encuentran en una situación de “indefensión y desigualdad”.

El Colegio Profesional de Ingeniería Informática de Aragón (CPIIAR) ha recurrido la constitución de listas de espera extraordinarias de la bolsa de empleo publicada por el Ayuntamiento de Zaragoza al considerar que discrimina a los profesionales con estudios superiores.

Se trata de un proceso selectivo publicado el pasado 09 de noviembre de 2020 en el Boletín Oficial de la Provincia de Zaragoza (BOPZ) para la constitución de una lista de espera extraordinaria de Técnico Medio Informático/a (grupo A2). Las bases recogen que “los candidatos deben estar en posesión del título de Ingeniera/o Técnica/o en Informática de Gestión, o Ingeniera/o Técnica/o en Informática de Sistemas, o Ingeniera/o Técnica/o de Telecomunicación o título de grado equivalente a efectos profesionales”.

Esta redacción deja fuera del proceso de selección a todos aquellos profesionales licenciados en Informática, Ingenieros en Informática o con Máster en Informática, titulaciones previas a la entrada en vigor del plan Bolonia. Por este motivo, desde la Asesoría Jurídica del CPIIAR consideran que la convocatoria constituye “una clara indefensión y desigualdad para las personas con un nivel de competencias y de estudios superiores a las solicitadas”, ya que no pueden optar al puesto.

Desde el CPIIAR advierten de que, con estas bases, aquellos profesionales ingenieros informáticos que sean interinos en estos momentos, cubriendo esas plazas tras la convocatoria que se celebró en 2017 -a la cual se presentaron con el título de Ingenieros en Informática-, no podrán presentarse al nuevo proceso de selección. Y es que, en aquella ocasión, los requisitos eran “estar en posesión o en condiciones de obtener un título universitario de Ingeniería Técnica en Informática, Ingeniero Técnico, Diplomado Universitario, Grado Universitario o equivalentes a efectos profesionales”.

En este sentido, el Colegio critica que para ampliar una lista de espera se exija una titulación distinta a la que se exigió en la convocatoria de la lista original y lamenta “el agravio que supone el simple hecho de haber acabado la carrera con un plan de estudios previo”. Además, desde la institución temen que estos requisitos puedan sentar precedente de cara a unas futuras oposiciones para plazas en propiedad, lo que sería “aún más grave”. Desde el CPIIAR expresan que una nueva redacción de los requisitos, en línea con las bases de 2017, evitaría esta problemática.

Sentencias y recursos previos

Desde el CPIIAR recuerdan que en Aragón ya hay una sentencia previa de Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) del año 2018 en la que el juez anuló una convocatoria por denegar a un Ingeniero Industrial (licenciatura previa al plan Bolonia) la participación en el proceso selectivo de una plaza de Ingeniero Técnico Industrial, tras recurrirlo por la vía contencioso-administrativa. El magistrado concluyó que “se considera equivalente al título de Diplomado Universitario el haber superado los tres primeros cursos completos de los estudios conducentes a la obtención de cualquier título oficial de Licenciado, Arquitecto o Ingeniero, o el primer ciclo correspondiente a dichos estudios, siempre que este primer ciclo contenga una carga lectiva mínima de 180 créditos”.

Algo similar ocurrió también en la Comunidad Valenciana en el año 2019. En este caso, el colegio de ingenieros informáticos de la región recurrió una oposición para acceder al cuerpo superior de gestión en tecnologías de la información de la Administración de la Generalitat por excluir del proceso a los ingenieros informáticos.